Guía Visual de la Estación

Janice Sloane:
Head Case Fit en La Refaccionaria

Magali Tercero
http://magalitercero.arteven.com

 

 

Janice Sloane es una artista neoyorquina que conoce muy bien México porque vivió aquí durante buena parte de los años noventa. Hoy regresa con obra reciente a La Refaccionaria, joven galería ya consolidada en el escenario del arte contemporáneo mexicano. Entre sus exhibiciones individuales pueden mencionarse la muestra de 2001 en Art Resources Transfer Inc., Project Room 3, en NYC o exhibiciones suyas de los noventa en el Distrito Federal como Cuerpos , realizada en 1996 en La Quiñonera, espacio alternativo de los artistas Héctor y Néstor Quiñones que acaba de ser reabierto después de varios años de ausencia. Head Case Fit es el título de la muestra inaugurada simultáneamente con la la exposición "Adicto" de Richard Moszka, artista estadunidense residente en nuestro país. Consta de once esculturas cuya materia prima son una variedad de máscaras de Halloween de aspecto hórrido, como corresponde al tema. Horrendo, sí, pero no uniforme, pues la artista nacida en 1963 intervino las piezas de manera que cada una reflejara de alguna forma, supone esta cronista, un estado interior revulsivo conforme a la época contemporánea. Sin pensarle demasiado esta guía se ha puesto a recordar una página web en donde Michael Jackson aparece fotografiado en distintas fases de su conversión física en hombre blanco de facciones extrafinas. Desde un punto de vista convencional esta guía habría deseado que Jackson se quedara en alguna de las cirugías que se hizo alrededor de 1984, cuando todavía lucía como un adrógino atractivo, deseable. Desde un ángulo en cierto modo perverso, uno podría experimentar alegría y admiración ante un personaje que se ha atrevido a hacer con su persona un ejemplo vivo y cambiante de la llamada estética de la Nueva Carne. Es decir, la intervención de la ciencia y la tecnología en el cuerpo humano: seres robotizados, seres voluntariamente cibernéticos dando la cara a la vida de forma muy peculiar. ¡Qué tanates tan azules!, se dice uno ante la visión de un ser transformado en carne castigada en acelerado proceso de destrucción. El horror fascina, lo sabemos, y es por ello que la exposición de Sloane puede considerarse producto de la visión absolutamente contemporánea de una artista crecida en los barrios pobres de Nueva York y perneada por la estética punk de su entorno a grados que parecen ir más allá de lo conveniente.

¿DORIAN GRAY IGUAL A NUEVA CARNE?

Algunas ideas surgen inevitables ante Head Case Fit y las mencionaremos a pesar del temor al lugar común. El retrato de Dorian Gray, por ejemplo, escondido a lo largo de toda la novela de Oscar Wilde para que el resto de los personajes no descubriera la descomposición creciente del alma del hermoso y eternamente joven Dorian. ¿Son estas máscaras de Sloane una advertencia sobre nuestro estado interior? ¿Por qué lo interno --eso que tanto temor provoca-- se exhibe todo el tiempo en la época actual? Según un mito primitivo de creación un dios tuvo compasión de la primera escultura de un ser humano y, volteándola como un guante, organizó su cuerpo con lo bello hacia fuera --la piel suave por ejemplo-- y lo revulsivo vuelto caos de entrañas en el interior. Viendo estas máscaras de Halloween uno piensa en lo horrendos que realmente podemos llegar a ser los seres humanos, aunque por fuera seamos todo sonrisas. ¿Se pudre el alma alguna vez? Puede ser que ese día llegue y apenas nos demos cuenta, pero lo cierto es que el cine contemporáneo y las artes visuales en general están dejando ver --como en eXistenZ , película de David Cronenberg, un creador de "ciberficciones para la posthumanidad" según algún sitio dedicado a su obra.

¿Alguno de ustedes recuerda este filme? Es literalmente asqueroso. Trata acerca de las superestrellas de los juegos de maquinita, una obsesión de esta época, y de cómo tienen un papel en las funciones biológicas de un ser humano. En una palabra, es una película sobre las entrañas y su caos --aunque se respita esta palabra--, una reflexión sobre lo que nos horroriza más: nuestra verdadera identidad. Simone de Beauvoir solía decir que la escasa valoración del ser humano femenino venía del rechazo espontáneo a la muerte y a la tumba, dos temas presentes biológicamente en la vagina. Ahí, pensaba la filósofa francesa, se gestaba la animadversión a la mujer, pues en su cuerpo estaba contenida esa posibilidad indefinida de la transición entre vida y muerte. Se acaba el espacio, pero esta guía agradece a Sloane haberle suscitado este recuerdo de un fragmento levemente violento en la prosa de la compañera de Sarte, ese donde alude, si mal no recuerdo, a la condición gelatinosa no tanto de los genitales femeninos como del cuerpo humano pudriéndose en el fondo de una tumba, nuestro destino final, hórrido e inevitable a pesar de todas las cirugías cosméticas. ¿Es deseable una sociedad que obliga a sus miembros a adoptar una falsa belleza producto de la tecnología? Tal vez no. Fascinante sí que lo es.

DATOS EXPOSICIÓN

Head Case Fit , de Janice Sloane y Adicto de Richard Moszka

Galería La Refaccionaria.

Julio 2007.

Martes a domingo. 10 a 18 h

Bucareli 128 E. Edificio Vizcaya.

Tel. 5512 0012

Metro Cuauhtémoc

PIE DE FOTO PARA TODAS LAS IMÀGENES

Janice Sloane. Head Case Fit . 2007.